Marquesina


8 jul. 2010

Bitácora: 8 de julio de 2010

Hora de inicio: 9:10 a.m.
Hora de finalización: 3:30 p.m.

Tema de debate:

Debate de control político al proyecto de concesión de marina en el Centro de Convenciones.

Citados asistentes: Secretaría General, Secretaría de Planeación, Representante de la DIMAR.

Bancadas proponentes: Por Una Sola Cartagena.

Debate de control político

En esta sesión se llevó a cabo la presentación formal del proyecto de concesión de la marina del Centro de Convenciones. Introduce a este tema Andrés Betancourt, concejal de la Bancada Por Una Sola Cartagena, quien manifiesta la necesidad de conocer las implicaciones en sus distintos ámbitos (ambiental, ordenamiento territorial, social, vial, arquitectónico, económico) que traería el proyecto en cuestión y así clarificar la posición que pueda tener la Corporación sobre este.

Entre tanto el concejal William Amín, del Partido Cambio Radical, aclara que las consideraciones críticas que ha hecho la Corporación se dirigen a la ubicación de la Marina y no a este tipo de solicitud de concesiones, destacando que de acuerdo a la normatividad internacional que direcciona las tendencias de los centros históricos, lo que se busca es alejar a las marinas de estos escenarios culturales, por lo cual no se hace inviable apoyar un proyecto de esta naturaleza siempre y cuando sea en otro lugar.

Toma la palabra la Representante de Proexport, quien presenta los detalles técnicos del proyecto de concesión solicitada para el Centro de Convenciones, puntualizando diversos datos como son:

Se pidieron en concesión 73.534 metros cuadrados del espejo de agua de la Bahía de las Ánimas.
Construcción de 408 muelles para yates y megayates.
La solicitud de concesión estaría dada a 35 años.
La inversión destinada a la marina del proyecto sería correspondiente con la necesidad de inversión alrededor del fortalecimiento del turismo en el país.
Las disposiciones en el proyecto del Centro de Convenciones son correspondientes con la planeación preestablecidas en el marco de la naturaleza del Centro de Convenciones.
Manifiesta que el único inconveniente que puede tener el proyecto es el de la movilidad viaria, pero que frente a esto se generarán estudios y análisis requeridos para su solución.

De lo anterior:

David Dáger, concejal del Partido Liberal, pone en evidencia que en la zona donde se pretende hacer las estructuras requeridas para la marina hay restos arqueológicos importantes sobre el pasado histórico de la Ciudad (ruinas, navíos) y resultaría problemáticos conservarlos cuando se haga necesario hacer las obras para consolidar las condiciones apropiadas para el tráfico de los navíos que llegarían a la Ciudad. Sobre cómo salvaguardar esto quienes están solicitando la concesión no se han pronunciado.

William Amín, concejal del Partido Cambio Radical, haciendo una revisión del informe que al respecto remite el IPCC, destaca las dificultades que supondría en el panorama de la cultura e historia de la Ciudad, no sólo por la manera como se afectarían los vestigios arqueológicos que se dispersan por todas la zona marina de la bahía de las ánimas, sino también por cómo impactaría sobre la arquitectura colonial de la Ciudad, más aún considerando que no ha surtido el trámite a través del Ministerio de Cultura, de lo cual no se sabe la posición de monumentos nacionales, que es necesaria por ubicarse este proyecto en las inmediaciones del Centro Histórico. De otro lado manifiesta que en el documento que se ha consolidado alrededor del Plan de Manejo del Centro Histórico, que de mano con el POT no posibilita construcciones de este tipo, pues la zona del parqueadero del Centro de Convenciones está destinada a ser un espacio de conservación de recursos naturales y sus alrededores de residencia urbana.

Jorge Cárcamo, concejal de la Bancada Por Una Sola Cartagena, denomina la autorización de planeación para que la DIMAR considerara este proyecto como un “error insalvable”, esto con fundamento en que a parte de esta certificación, el proyecto en general no da luces sobre la conveniencia del proyecto en un nivel técnico para las demás áreas requeridas (movilidad, ambiente, social). De este hecho el concejal Cárcamo concluye que un debate así ni siquiera debería darse, pues con total claridad se hace improcedente apoyarlo.

La Academia de Historia de Cartagena de Indias, deja como reflexión que para la evaluación de un proyecto de concesión que involucren espacios públicos no debe ser aprobado cuando por una búsqueda de viabilidad financiera se desmejore la integridad arquitectónica de la Ciudad, elemento que es el más promocionado de la Ciudad en el exterior para la captación de turistas, incluso supeditando al de sus playas.

El Gerente de la Corporación Turismo Cartagena de Indias, dice que apoya el proyecto por los beneficios que traería, no sólo en el nivel de productividad económica dado la generación de empleo y la expansión de la dinámica de promoción turística, sino también en materia de recuperación del espacio público de la zona que actualmente funciona como parqueaderos en el Centro de Convenciones, posibilitando el acceso de los getsemanisenses a este.

Con lo anterior no está de acuerdo el concejal Henry Argel, del Polo Democrático Alternativo, quien califica de falsedad el que se diga que se recuperará este espacio como público, pues cuando empiece a funcionar la marina de llegarse a dar, por simple seguridad no podría permitirse el acceso libre de la comunidad a esta franja territorial. Así la privatización de este cuerpo de agua imposibilitaría aún más el que los ciudadanos puedan acceder a ese especio que por derecho les pertenece. Además no considera que deba ponerse como razón de favorabilidad del proyecto este hecho cuando es apenas justo y casi que obligatorio que, independientemente de que se haga el proyecto o no, se restituya este sector al uso público.

Andrés Betancourt, concejal de la Bancada Por Una Sola Cartagena, declara que Cartagena no está preparada para recibir solicitudes de concesión, por falta de información y de reglamentación. Considera mejor reorganizar el Plan de Ordenamiento Marítimo antes de proseguir con el otorgamiento de concesiones, de manera que no se generen especulaciones sobre proyectos que traigan riesgos de estas magnitudes para la Ciudad.

El concejal Cárcamo pide a la Administración Distrital que mire la posibilidad de recuperar el espacio público destinados hoy día a los parqueaderos del Centro de convenciones, así sea comprándolo con recursos públicos, para de esta forma restituirlo a la comunidad. Propone que se respete la participación ciudadana, por lo cual se deben elaborar mesas de trabajo teniendo en cuenta el sector privado que conoce del manejo de las marinas y que la Administración se defina por una posición única referente a la viabilidad del tema de la marina, exhortando a que se convoque al comité de zonas costeras para definir medidas concretas.

El concejal pide a la secretaria general del Distrito que dé una respuesta para clarificar la posición de la Alcaldía frente a la favorabilidad o rechazo del proyecto. Sin embargo esta funcionaria indicando que no está autorizada para dar una respuesta a esto, pospone su posición hasta tanto no se delibere de forma definitiva al interior del Gobierno Distrital.

Por último el concejal Lorenzo Hodeg, del Partido de la U, propone con la firma de 12 concejales expresar la inconformidad de la Corporación frente a este proyecto, remitiendo todas las causas expuestas en sesión. Con ello se declara el nulo apoyo a la concesión de la marina en este sector.

Finaliza la sesión y se cita para el viernes 9 de julio de 2010, a las 8:30 a.m. en las instalaciones del Concejo Distrital de Cartagena de Indias.

No hay comentarios:

La información contenida en este blog puede ser reenviada, publicada y distribuida con fines informativos y educativos, citando SIEMPRE al Observatorio al Concejo de Cartagena y a Funcicar como autores de la información